martes, 20 de enero de 2015

fcelfe


FANATISMO

CIENTÍFICO

EN LA

FÍSICA

ELEMENTAL


OOO



Del fanatismo científico en temas básicos y elementales de la Física ya se han expuesto muchas cosas en este blog porque está dedicado a ello, por lo que este título no dice nada nuevo. Pues sí, así es, pero lo cierto es que nunca había puesto este título y creo que el mismo encaja perfectamente con el contenido de este artículo. Lo que ahora voy a exponer muy ampliamente no procede de mí, sino de otro ciudadano con capacidad para pensar por si mismo, y que gracias a esta extraña capacidad ha visto errores fundamentales en la Física elemental, los cuales conducen a un mal aprovechamiento de inmensas posibilidades que se ofrecen a la humanidad. No solo ha visto el error elemental sino que también patentó y construyo un prototipo que demuestra en la práctica lo correcto de sus planteamientos.


¿Que han dicho al respecto los científicos? ; ¿ pues que van a decir ?: dicen y hacen lo de siempre que es huir, que es no querer enterarse de la verdad de ciertos hechos porque esos hechos rompen sus esquemas y les aterra enfrentarse con la verdad y tener que comenzar de nuevo. El autor de estos planteamientos escribió un libro sobre este tema hace ya muchos años (1961) y en el habla "de la cobardía de los profesionales de la ciencia para enfrentarse con un problema que les había planteado de suma importancia y trascendencia en sus actividades científicas. Todos han eludido su esclarecimiento, no dándose por enterados del acontecimiento.

Esta actitud de los científicos es la que ha dado origen a mi actitud, forzándome a defender un descubrimiento mío con el ataque a su fortaleza científica, la que he visto derrumbarse aparatosamente, porque solo era un amontonamiento de prejuicios erróneos sin mas trabazón que la tradición y la costumbre, pero faltos de razón.

También es del mismo autor [se refiere al filósofo Ortega y Gasset] el siguiente juicio sobre la ciencia : "La verdadera ciencia ha de estar siempre dispuesta a suicidarse para renacer en nueva forma, y solo es fiel así misma cuando mas que a sí misma es fiel a los hechos".

Pero los profesionales de la ciencia no estan dispuestos a permitir ese sacrificio para que renazca la ciencia con mayor brio y fortaleza. No han querido tomar en consideración mi descubrimiento, para defender su confort intelectual, material y moral. Han transformado sus creencias en conveniencias, y mis nuevas teoría solo representan pare ellos una gran perturbación.

Sin embargo es preciso obligarles a esta labor de esclarecimiento, para que nos conduzcan por el camino real de una ciencia fiel a los hechos."

Estos párrafos pertenecen al primer capítulo del autor de esos planteamientos , el cual los expuso en un libro que tiene por título "Fraude en la Física" y de subtítulo "El error de sus principios". El autor es un vasco, por lo que he podido ver muy especial, llamado Nemesio Sobrevila Sarachu (1889-1969). 


No quiero olvidarme de transcribir la cita que hace el autor al comienzo de su obra porque es fundamental para comprender la verdadera naturaleza del científico convencional, que no es el héroe que se nos narra en algunos relatos de la vida de ciertos científicos, sino que su naturaleza es, como ya he dicho en algunas ocasiones, la de un empleado al servicio normalmente del Estado o de alguna empresa tecnológica importante, que para el caso es lo mismo, y es lógico que un empleado tiene que velar por su empleo y no levantar la voz a sus jefes por motivos profesionales, sino trabajar dócilmente en lo que se les ha encomendado, porque si no lo hace así perderá su empleo, que es la razón por la que se ha dedicado a estudiar lo que ha estudiado.


Si no se tiene esta visión de lo que es un científico, continuamente se desesperará uno si le da un día por ponerse a analizar con serenidad y total independencia, lo cual es muy difícil, lo que dice la ciencia, que como tecnología es útil para la que se usa actualmente, pero que como ciencia es un cúmulo de basura generada por analfabetos en ciencia y además en lo mas básico y elemental de la misma ; por ello, en la no elemental, en la física avanzada o moderna, el contenido de basura alcanza niveles astronómicos, como ya he demostrado en este blog, y de cuya demostración han escapado rápidamente todos aquellos del gremio que se han topado con los planteamientos que aquí se les hacía, y es porque prefieren no conocer la verdad, sobre todo cuando es elementalísima, tan elemental que en diversas ocasiones he dicho que para echar abajo todos los fundamentos de la ciencia no hace falta saber sumar, ya que no es necesario puesto que lo único que hay que tener, para comprender lo que expongo, en una sociedad con estudios elementales, es al menos dos dedos de frente, y desde luego una dosis lo mas amplia posible de independencia de criterio y seguridad en sí mismo, seguridad que no es posible sin tener tener previamente esa buena dosis de independencia.


La cita que dije que hacía el autor al comienzo de su libro se refería a un escrito en el que habiendo construido Galileo un anteojo divisó perfectamente a Júpiter y sus cuatro satélites, pero los científicos se negaron sistemáticamente a mirar por él, con el pretexto absurdo de que dicho anteojo había sido trucado para que tales cosas se viesen. "Sobre este acontecimiento escribió Galileo a Kepler : Yo creo, querido Kepler, que debemos reír cordialmente ante la estupidez sin límite de la gente.
En esto se equivocó Galileo : no fue la estupidez la causa de su negativa a mirar por el anteojo : fue el miedo a conocer la verdad."


Ya dije en otra ocasión que se ha tapado el hecho de que los científicos se negaron durante tres siglos a mirar por las lentes debido a la razón anteriormente citada. Fue como consecuencia de lo que trajo Galileo o, en tiempos de Galileo, cuando bajaron la guardia de su cerrazon mental, y ello fue debido a la difusión que la sociedad pudo hacer del anteojo de Galileo, que si solo es por la ciencia estos seguirían actualmente negándose a mirar por tal artilugio. No hay que poner en duda esto, porque esto mismo lo están haciendo con la astrología, aunque esta se dedique con éxito a la medicina o al mundo bursatil, por poner unos ejemplos, o bien en el tema de los ovnis, o en el mundo de la parapsicología. Se niegan en redondo a querer ver, y es porque así han sido educados profesionalmente, y cuando se es educado en que lo que les aportan es la cumbre del conocimiento alcanzado por la humanidad, resulta muy duro aceptar que se está equivocado, y si además de esta manera se puede seguir manteniendo el empleo, pues no hay duda de cual será su actitud, que es con la que se ha encontrado todo aquel que haya querido aportarles ideas propias no convencionales en ese terreno : no las aceptaran jamás, y esto ocurre así porque no son científicos, sino ocupantes de puestos de trabajo relacionados con la ciencia. Se les puede llamar calculistas o expertos en investigaciones para la ciencia, pero no científicos porque un científico tiene que ser un buscador de la verdad de los fenómenos de la naturaleza, y si busca la verdad no puede negarse frontalmente a la existencia de determinados fenómenos, sino que tiene que ser un empedernido buscador de los mismos, tiene que ser siempre el que se halle en la vanguardia de esa búsqueda, y si en algún momento percibe que se halla en un camino equivocado rectifica y prosigue el camino, lo que equivale a "suicidarse para renacer en nueva forma", como decía el famoso filósofo Ortega y Gasset, porque solo se es fiel a la ciencia cuando se es fiel a los hechos, o no se niegan los hechos o no se huye de los mismos, porque en este caso no se es un científico sino alguien que trabaja, como ya dije, en el terreno de la ciencia, y el trabajar en este terreno por si solo no otorga el carácter de científico.


Se puede tener "papeles" de científico y no ser científico, lo cual ocurre también en otras actividades de la vida. Para tener estos "papeles" se requiere un arduo trabajo para memorizar información especializada generada por otros ; si se memoriza bien y se suelta la información cuando se le demande en eso que se llaman exámenes, y con los cuales se martiriza amplia y contínuamente al aspirante a obtener esos "papeles", entonces se le otorgan estos y de esta forma puede aspirar a vivir de los réditos de ese agobiante proceso de memorización que ha tenido que sufrir para obtener los "papeles". El verdadero científico no es eso, porque por encima de todo tiene que ser un amante de la ciencia y no es un amante de la ciencia aquel que se niega en redondo a conocer la existencia de fenómenos de la naturaleza, mientras que el científico por "papeles" no tiene necesidad de este amor sino solamente saber por donde "soplan los vientos" para poder mantener su puesto de trabajo.


El problema es que los "vientos" soplan en una determinada dirección y esa dirección está siempre controlada por lo que se conoce como el Poder o el Sistema de Poder a nivel mundial, y este para seguir siendo el Poder tiene que evitar la abundancia, porque como es un Poder malsano y contrario a la felicidad de la humanidad, la abundancia le traería problemas para poder seguir controlando a la humanidad en el nivel que desea, y es que el deseo de ese Poder a nivel de la Tierra es también el deseo de un Poder a nivel superior, a nivel no terrestre pero que vive del miedo y angustia de los terrestres, y por eso ese nivel de Poder nunca ha estado interesado en la felicidad de los terrestres sino en todo lo contrario. La llamada Ciencia Oficial no es mas que un eslabón en esa cadena de mando sobre los terrestres, aunque un eslabón totalmente vital si se quiere tener a la humanidad sometida. Por esta razón la forma de ser de esta ciencia es igual en todas partes, porque en todas partes de este mundo impera ese mando que se llama el Sistema, que como ya digo es el sistema mediante el cual se mantiene a la humanidad ocultamente esclavizada desde tiempo inmemorial y así se impide que esta levante el vuelo.


¿Y quien es este sorprendente Nemesio?, porque no solamente dice lo que dice sino que su idea la lleva a la práctica a nivel de prototipo y de patente, y con ello demuestra en la práctica su tesis, y su tesis es que la Física se basa en principios fraudulentos desde Galileo y Newton, y que los llamados científicos se niegan a ir por el camino correcto. Se niegan a ir por el camino correcto porque como digo siempre la ciencia oficial es un producto del Poder mundial y este está empeñado en poner las cosas lo mas difícil posible a la humanidad, y mediante las ideas llevadas a la práctica de Nemesio Sobrevila la energía actual se puede multiplicar por diez, teniendo ya en cuenta las pérdidas. ¿Creeis que el Sistema apoyaría su invento?. Solamente si sois ignorantes de la naturaleza de ese Poder diréis que sí.


Bueno, pues Nemesio Sobrevila Sarachu fue un vasco muy especial que estudió arquitectura en Valencia y después fue director de cine en los años treinta y como tal está catalogado entre los directores malditos. Viendo los títulos de las películas que dirigió, ya sabéis que hoy día se puede saber todo por internet, hay una con el título de "Las maravillosas curas del doctor Asuero" (1929) y me figuro que sería un reportaje sobre la sanación sorprendente por métodos muy sencillos de enfermedades calificadas de incurables, y este es otro tema en el que el Sistema no puede permitir que haya facilidad y seguro que por ello cayó en el terreno de los malditos, aunque me figuro que la otras películas que hizo trataría temas similares porque cuando se tiene una determinada mentalidad no se puede escapar uno en esta vida del terreno de los malditos ; bueno de los malditos desde el punto de vista del Sistema, y que es la idea que después se impone en la humanidad.


Está claro que los estudios de arquitectura, al menos tiempo atrás, tienen una gran dosis de estudios de física y matemáticas, y esta circunstancia mas la libertad e independencia propias de Nemesio le llevó a dar vueltas en la cabeza a un tema, y el tal Nemesio no paró hasta que demostró de forma práctica la realidad de su idea, aunque supongo que se le pasaría muchísimo tiempo tratando de que entendiesen esos que no quieren entender, y que le llevaría mucho tiempo en comprender que no es que no entiendan sino que no quieren entender, porque saben que su amo no quiere entender eso y por ello no quieren meterse en complicaciones. Su idea consiste en el aprovechamiento del flujo creado por una turbina en vez de dejarlo perder, basándose esto último en las ideas imperantes en la física. Desde luego que hay que tener mucha independencia de criterio para escapar de ese implante mental al que está sometida la humanidad y caer en la cuenta en este asunto que, si bien es lógico desde el principio, tiene el gran y eterno inconveniente de que a nadie se le ha ocurrido pensar en ello, y a casi nadie se le ocurren cosas así porque todo el mundo está domesticado desde sus estudios mas elementales. 


Desde luego que si el Sistema no impusiese a través de los Estados el control de la enseñanza y, por tanto, la perturbación y agobio máximo de los estudiantes, el Sistema no existiría porque los humanos se habrían emancipado y liberado de toda la basura intelectual que tienen que soportar con el fin de convertirles en buenos y seguros zombis ; y si se liberan de toda esa basura entonces el Sistema estaría perdido, porque terminaría imperando en cada país aquello de la imaginación al poder, en vez del poder para los que no tienen imaginación y que por ello son unos magníficos zombis al servicio del Poder mundial.


Voy a exponeros algunas frases mas del libro de Nemesio.

"Las cuestiones mas complejas de nuestra ciencia siguen siendo la interpretación correcta de los mismos fenómenos que observaron los griegos, tales como la caída de los cuerpos, su equilibrio, su transporte en el espacio y en el tiempo, la transmisión del calor, de la luz, de otras energías... . Investigar hechos tan sencillos tal vez se considerará un vulgar trabajo de artesanía, pero con esta sencillez pristina han ido apareciendo los descubrimientos mas trascendentales en ciencia. Su desarrollo nos aleja cada vez mas de su origen, conduciéndonos por un camino único de normas establecidas, sujetas a los principios científicos que suponemos inmutables ; pero si fue erróneo el conocimiento de los fenómenos en su origen, los principios científicos que de ellos se han derivado también han resultado erróneos, y su aplicación ha conducido a la ciencia por un camino equivocado."


Magnífica forma de pensar y de indagar en los problemas básicos de la ciencia. Todo está equivocado desde el principio y por ello es por lo que yo digo con frecuencia que para echar abajo esta ciencia no hace falta ni siquiera saber sumar, solo hace falta saber pensar con independencia. Claro que muchos dirán : ahí están los hechos y los enumeraran en una larga lista. Pues bien, esos hechos son tecnológicos y lo que queda por ver, y eso también lo dice Nemesio, es adonde se podría haber llegado si se hubiera trabajado en base a unos principios científicos correctos. Desde luego, trabajando de acuerdo con sus idea se operaría un cambio inconcebible en el mundo actual. ¿Y que ocurriría si se trabajase en base a lo que otros han descubierto y no se ha llevado a la práctica?, ¿y que ocurriría si se llevase a la práctica lo que otros podrían descubrir basados en principios correctos en vez de hacerles gastar infinidad de tiempo y energía en trabajar con principios falsos?. Yo añado una cosa a esto y es que se nos ha conducido intencionadamente por el camino equivocado ; son muchas las pruebas que tengo y para ello no hace falta mas que leer lo que aquí se ha publicado.


Cuanto se ha reído el estamento científico con todo eso del movimiento continuo ; pues bien, ahora hay un sitio en internet que se dedica a construir esos famosos artilugios y demostrar al mundo entero que verdaderamente funcionan. Estos son los puramente mecánicos y extraordinariamente ingeniosos, pero es que hay otros que están basados en fenómenos de resonancia, cosa que la ciencia siempre ha procurado esquivar, y en estos si es mas fácil comprender el porqué de su generación.


Se seguirán riendo los de siempre porque esos artilugios nunca se verán en el mercado, y es que una cosa es hacerlo para uno mismo estos artilugios y otra muy diferente el ponerlos en circulación comercial. Esto si que es imposible porque la clave del poder está en el control del crédito y para que la necesidad de este no descienda es necesario que no merme el coste de la energía, y, para que esto ocurra, esos inventos no deben pasar del nivel de las ideas o, como mucho , del nivel experimental.

" Nada mas opuesto al espíritu científico del investigador que prescindir de los resultados experimentales por ser contrarios a sus creencias,. Los que creen poseer el secreto de la ciencia no están dispuestos a dar fe de experiencias contrarias a sus creencias ; siempre encuentran algún pretexto para dudar de los resultados experimentales, olvidando el origen experimental de su ciencia."


(...) "La fe en las verdades teológicas no admiten discusión, pues parten de un principio milagroso y por lo tanto no se pueden justificar con las leyes naturales científicas. Pero la fe científica no puede tener ese origen que no es natural. El misticismo científico es una aberración de la inteligencia y va contra el progreso de la ciencia. No tiene justificación. Su fracaso ha coincidido siempre con el avance de la ciencia."


(...) "Demostrar ahora que transformando una energía en otra equivalente se puede obtener una energía adicional, resulta para los pontífices de la ciencia y sus acólitos como caer en una vieja quimera del movimiento perpetuo, atribuida a indoctos, ilusos, pícaros y perturbados : estos son los riesgos que se corren ; pero es mucho mas grave caer en lo que Galileo calificó de estupidez sin límite de la gente y que resulta mas grave que esa estupidez. Sus efectos yo los he conocido al intentar, inútilmente, dar a conocer mi descubrimiento. Esta ha sido mi gran experiencia."


Magnífica forma de pensar la de este vasco "maldito". Creo que su forma de pensar, en lo referente a los principios básicos de la física, podría formar escuela para servir de abono a un necesario cambio que algún día podría llegar a la humanidad, pero este cambio será mas difícil de llegar si sus pensamientos permanecen guardados en el arca de los recuerdos que se ubican en las grandes bibliotecas ; por ello creo que hay que sacar a la luz los ejemplares pensamientos de Nemesio a través que de lo que dice en su libro. Creo que él me ha aconsejado que lo haga así porque hace unos días me levanté de la cama con la idea de que esto no puede quedar en una referencia a su obra sino que hay que exponer su obra completa, y eso es, Nemesio, lo que voy a hacer ahora aprovechando la posibilidad de difusión de conocimientos gracias a internet. Tu obra no puede seguir por mas tiempo guardada en el arca ; tiene que salir de ella y enseñar a pensar de otra manera a aquellos que desean pensar de otra manera en el perturbado mundo de la Física que se tiene por impecable, el cual mundo de la Física ha llegado en estos tiempos a la cumbre de la locura mas sofisticada que haya podido parir el género humano. Por esta razón voy a exponer posteriormente su obra, capítulo a capítulo, a modo de ampliaciones de este artículo. También es la manera de celebrar mi cumpleaños en el día de hoy con las ideas de Nemesio que no pueden seguir guardadas por mas tiempo.


Como supongo que habrá muchos lectores de este artículo que por una parte quieran profundizar en esta forma de pensar y por otra se sientan paralizados por el choque de lo que han leído ahora, dado que no habían tenido contacto con ideas contrarias a la ciencia establecida, creo que sería interesante exponerles parte de lo que dijo de la ciencia una doctora, y que hace tiempo expuse aquí en otro sitio con el título de "Fanatismo científico", el cual muestra que la ciencia parece estar así en todos los ámbitos y que muchos de sus practicantes lo saben. El caso es que no pueden hacer nada, pero entre saber e ignorar cierta información es mejor saberla y difundirla, porque ello es lo único que podrá traer algun día lejano el cambio a la humanidad. Ese fragmento era el siguiente :


"Voy a ir incluso mas allá en mis afirmaciones : lo que se llama "ciencia" hoy día no es mas que una nueva forma de fanatismo. En la Edad Media predominó el fanatismo religioso ; hoy lo que predomina es el fanatismo científico. Se ha divinizado a la Ciencia y a sus sacerdotes, los científicos (siempre que sean ortodoxos, es decir, que hayan sido bendecidos por los Sumos Sacerdotes de la inexistente Comunidad Científica – pura entelequia – ya que los demás son herejes de la ciencia). Como si el actual conocimiento científico fuera absoluto y este pudiera dar explicaciones a los misterios de la vida y el Universo.
En pocas palabras : hoy se sabe que muchas de las consideradas en las últimas décadas "verdades científicas" no se basan sino en trabajos sesgados cuando no claramente manipulados. Carecen de seriedad y rigor.
Y lo malo es que son esas supuestas "verdades científicas" las que en el ámbito sanitario están atando de pies y manos a los médicos que ya no se atreven a sacar partido ni a sus conocimientos ni a hacer caso del sentido común, que es lo que siempre guió a los excelentes médicos de cabecera de antaño antes de que intereses espurios dictaran las normas a seguir – protocolos los llaman para darles apariencia de seriedad - convirtiendo a los actuales profesionales de la enfermedad - que no de la salud – en meros recetadores de fármacos sin criterio propio."

Doctora Montserrat Palacín.
"Discovery Salud", 
nº 121, pag. 78





FERNANDO NARAYANA  20 -1- 2015
retoalaciencia.blogspot.com
fernandonarayana@gmail.com



OOO




Aporto a continuación los capítulos de la obra de Nemesio Sobrevila "Fraude en la Física". Comienzo por el capítulo 2 porque colocar el primero sería una repetición de lo ya expuesto anteriormente. A través de su obra iremos conociendo una forma racional de pensar en Física y será también muy útil para restregársela por la narices a todo esos ignorantes de la ciencia que llaman magufos a los que no comulgan con las ruedas de molino con las que ellos están obligados a comulgar diariamente.


Capítulo 2
ANTECEDENTE
23.1.15


Hace tiempo presenté en diversos Centros Científicos un nuevo sistema de propulsión, compuesto de una bomba y una turbina. La propulsión era producida por la reacción axial de la bomba , cuya energía hidráulica recuperaba la turbina, sin disminuir el empuje.

Como el consumo de energía quedaba reducido a las pérdidas de rendimiento de ambas máquinas, el rendimiento teórico del propulsor resultó superior a la unidad ; vulnerando el principio de conservación de la energía. Por lo tanto, mi invento no fue tomado en consideración. Es mas, realicé un pequeño modelo experimental, con una hélice acoplada a la turbina para emplear la energía hidráulica recuperada, y pude comprobar que el empuje era doble del obtenido con la hélice de la bomba sola : lo que confirmó mi teoría.

Pero no pude conseguir que viesen el resultado los científicos que recusaron mi invento : se negaron obstinadamente a verlo funcionar , con el pretexto absurdo de ser imposible un rendimiento contrario al mencionado principio. No admitieron, ni en hipótesis, que el error fuese del principio ; pero la bomba y la turbina siguen funcionando como siempre, sin tener en cuenta que un principio científico se opone a su extraordinario rendimiento. Ello me ha obligado a indagar la causa de tal contradicción, y el resultado ha sido que el principio de conservación de la energía nunca ha sido un principio cierto.

He intentado presentar a los científicos las razones que confirman mi conclusión, pero todos han rehuído conocerlas, como rehuyeron ver funcionar a mi propulsor y comprobar la teoría de mi descubrimiento.

Galileo dijo de quienes amparándose en la autoridad de Aristóteles combatían sus doctrinas :

Es mas fácil refugiarse tras el escudo ajeno
que entrar en lid a pecho descubierto.

Mis detractores, mas cautos que los de Galileo, rehuyen la lid para ocultar su desconcierto ; desaparecen tras un principio científico que creen invulnerable. Por esta razón doy a la publicidad su vergonzoso comportamiento. Así defiendo la ciencia de la cómoda rutina de esta gente y ofrezco al interés común mi descubrimiento.


OOO



En el artículo de este blog "ENTROPÍA, NEGANTROPÍA Y SISTEMA",
escrito de forma muy sencilla y dedicado a la falsedad de ese principio fundamental de la Física de que la energía del universo es constante, y que es el que le oponían a Nemesio y a todos los que han presentado ideas para la obtención de energía saliéndose de los cauces considerados como científicamente correctos. En ese artículo y sus ampliaciones, además de enterarte con datos de inumerables fuentes de energía poco conocidas y desaprovechadas, podrás leer lo que siempre ha habido detrás del mantenimiento obsesivo de este principio, y que no es otra cosa que tratar de impedir el desarrollo de capacidades de la humanidad para que reviertan en esta como bienestar continuamente creciente a la vez que necesidad de trabajo contínuamente decreciente, lo cual no se debe a los científicos en sí mismos sino a los que controlan a los científicos y a la sociedad entera.

Este artículo ha sido, después del de "La Estafa de Einstein" el mas leído en este blog y también ha sido reproducido integramente en diversos otros blogs.


OOO

- 3 -
ORIGEN DE LOS PRINCIPIOS
(26.En.15)


Cuando un fenómeno resulta contrario a un principio, o el fenómeno ha sido mal observado, o el principio mal establecido ; pero lo que no se debe hacer es juzgar el fenómeno con el principio, pues los principios científicos son expresiones sintéticas de resultados experimentales.


Las leyes que atribuimos a la Naturaleza han sido establecidas por nosotros para explicarnos su comportamiento. De no existir correspondencia entre las leyes y los resultados, debemos desechar las leyes, porque sobre los resultados carecemos de autoridad. Pretender que la naturaleza cambie para adaptarse a nuestras leyes, es un solemne desatino.

Para examinar los principios científicos debemos acudir a sus orígenes , que se encuentran en la gran cultura helénica. Referirnos a esta época podrá parecer fuera de lugar a quienes desconocen la Historia de la Ciencia, pues existe la candorosa creencia de que los principios científicos son valores inmutables, y que la ciencia griega ha sido superada con la cultura que nos legó el Renacimiento y cuyas conclusiones debemos acatar como definitivas.

Nada mas lejos de la realidad : las cuestiones mas complejas de nuestra ciencia siguen siendo la interpretación correcta de los mismos fenómenos que observaron los griegos, tales como la caída de los cuerpos, su equilibrio, su transporte en el espacio y en el tiempo, la transmisión del calor, de la luz, de otras energías... . Investigar hechos tan sencillos tal vez se considerará un vulgar trabajo de artesanía ; pero con esta sencillez pristina han ido apareciendo los descubrimientos mas trascendentales de la ciencia. Su desarrollo nos aleja cada vez mas de su origen, conduciéndonos por un camino único de normas establecidas, sujetas a los principios científicos que suponemos inmutables, pero si fue erróneo el conocimiento de los fenómenos en su origen, los principios científicos que de ellos se han derivado también han resultado erróneos, y su aplicación ha conducido a la ciencia por un camino equivocado.


Bajo las mas maravillosas fórmulas científicas siempre se oculta el origen humilde de un hecho elemental y sencillo. Si la causa primera ha sido mal interpretada, las fórmulas científicas, con sus brillantes operaciones, de cuya exactitud no se duda, solo habrá servido para ocultar un error. Este ha sido el pecado original de nuestra ciencia.


Nada mas urgente y necesario que corregir el error, por muy dolorosa que resulte la operación. De ello depende el avance de la ciencia.


"Los libros de física están llenos de fórmulas complicadas ; pero pensamientos e ideas, no fórmulas, constituyen el principio de toda teoría científica."

Albert Einstein
"La Física, aventura del pensamiento"

OOO

- 4 -
NACIMIENTO DE NUESTRA CIENCIA
(30.1.15)


Despues de largos siglos de ignorancia, el Renacimiento descubrió la cultura helénica. Esta labor se llevó a cabo a través de textos de dudosa procedencia, compuestos, mutilados y mal traducidos.

En medio de luchas apasionadas y violentas discordias, entre las ruinas de la civilización desaparecida se fueron descubriendo los materiales de la Nueva Ciencia. No puede ser inoportuno hacer ahora un balance entre lo que nos legó aquella civilización y lo que nos ha transmitido el Renacimiento. También conviene realizar el arqueo de lo que hemos realizado con ambas herencias. Su análisis guarda relación con el presente descubrimiento.

Para Galileo – el iniciador de la Nueva Ciencia – el conocimiento de la Naturaleza parte de los sentidos, con los que observamos los fenómenos y comprobamos sus resultados, que luego se concretan en fórmulas científicas. En Aristóteles es la inteligencia la que controla los sentidos y, por encima de ellos, indaga la causa de los fenómenos ; para Galileo el como ocurren los fenómenos es lo esencial ; en Aristóteles lo esencial fue el conocimiento del por qué ocurren. Ahora, con nuevos elementos de análisis y experiencias mas concluyentes, podemos comparar ambos conocimientos.

Pero dejemos a Galileo que nos explique su sensacional descubrimiento. En sus "Diálogos de la Nueva Ciencia" lo hace así :

"Sobre un muy viejo tema promovemos una ciencia novísima. Nada mas antiguo en la Naturaleza que el movimiento, en torno al cual los filósofos han escrito muchos y voluminosos tratados ; y sin embargo, las numerosas características del movimiento, muy dignas de ser conocidas permanecen todavía inobservadas y sin demostración. Algunas notas sencillas han sido puestas de manifiesto, como, por ejemplo, el hecho de que el movimiento natural de los graves en descenso acelera continuamente. Pero nadie ha dicho hasta ahora, según que proporción tiene lugar esta aceleración".

Pues bien, esa aceleración tiene lugar, según la explica el mismo Galileo, "incrementando la aceleración en cantidades iguales en iguales tiempos" y añade después de la aclaración :

" Puede decirse en verdad que por primera vez ha sido abierta la puerta hacia una nueva contemplación llena de conclusiones infinitas y admirables, en las cuales podrán ejercitarse otros ingenios en el tiempo por venir".

Este fue el grandioso descubrimiento de Galileo, que torció el curso de la ciencia y cuyos estragos todavía continuan. Su "Nueva Ciencia" fundada en la proporción en que tiene lugar la aceleración contínua y uniforme de los graves en descenso, es el origen del actual desconcierto.

No le importó a Galileo conocer la causa de la caída de los graves en descenso : midió sus velocidades y, después de innumerables experiencias, presentó como resultado de sus observaciones que todos los cuerpos pesados caen sobre la tierra con la misma velocidad uniformemente acelerada.

Esta ley de la caída de los graves, formulada por Galileo, pasa por ser la primera ley científica de caracter experimental ; con ella nació nuestra propia ciencia. Pero Galileo observó mal la caída de los graves, y las consecuencias científicas de su error de observación han quedado incrustadas en nuestra ciencia haciendo sumamente difícil rectificar su error.

OOO   


- 5 -
EL ERROR DE GALILEO
(3.2.15)


Según Galileo, todos los cuerpos caen en el espacio con la misma velocidad uniformemente acelerada ; pero al acelerar un cuerpo su velocidad, aumenta la resistencia que le opone el medio que atraviesa y, si bien es cierto que aumenta su peso a medida que desciende, aumenta en mayor proporción la resistencia atmosférica. Por tanto llega un momento – con espacio suficiente – en que el cuerpo, sometido a fuerzas iguales y opuestas, alcanza su equilibrio y desciende con velocidad uniforme, sin aceleramiento.


Al caer el grave, la aceleración decrece constantemente mientras aumenta la resistencia del medio que tiene que vencer al aumentar su velocidad, y cuando la fuerza que lo transporta y la resistencia que encuentra se equilibran, desaparece la aceleración. Su aceleración ni ha sido uniforme, ni constante, ni es permanente.


En las experiencias de Galileo faltó espacio para comprobar lo expuesto. Además – y esto es lo grave – creyó en la aceleración constante y uniforme de la caída de los graves, porque, de no ser así, al descender el cuerpo con velocidad uniforme, perdería constantemente su energía de posición [energía potencial] sin aumentar su energía dinámica [energía cinética] resultado contrario al principio de conservación de la energía, en el que Galileo creía con fe ciega. Por esta razón fue tan grande su entusiasmo al comprobar con sus defectuosas experiencias, que la caída de los graves confirmaba el principio fundamental de su ciencia : el de la energía constante.


Admitido este principio como cierto, la caída de los graves en un medio homogéneo tiene que ser forzosamente con velocidad uniformemente acelerada, y al observar Galileo algunas variaciones en sus aceleraciones, las atribuyó a circunstancias accidentales, ajenas al principio ; de lo contrario, su ciencia, basada en el principio, se hubiera derrumbado.


Los hombres de ciencia actuales conocen experiencias aerodinámicas que demuestran el error de las leyes de Galileo sobre la caída de los graves, pero no se atreven a declararlo porque su ciencia experimental estructurada sobre las leyes de Galileo tanbién se derrumbaría.


Se ha presentado a Galileo como víctima de la Religión ; pero antes que la Religión condenase sus doctrinas, y sin ninguna excusa moral, fueron los científicos, sus contemporáneos, quienes le condenaron. Galileo fue un buen creyente y acató las decisiones de la Iglesia ; pero no perdonó a los científicos que se negaron a mirar por su anteojo, tratándole de impostor.


El fanatismo científico es el mas nocivo de todos los fanatismos, porque sin ventaja para los demás, mantiene la ciencia en el error.


Nada mas opuesto al espíritu científico del investigador que prescindir de los resultados experimentales por ser contrarios a sus creencias. Los que creen poseer el secreto de la ciencia no estan dispuestos a dar fe de experiencias contrarias a sus creencias ; siempre encuentran algún pretexto para dudar de los resultados experimentales, olvidando el origen experimental de su ciencia.


OOO


- 6 -
EXPERIENCIAS ACTUALES
(10.2.15)


Las experiencias realizadas por Galileo sobre la caída de los graves fueron realizadas a pocos metros de altura. Hoy se realizan a miles de metros y en tubos aerodinámicos en los que se mantienen los cuerpos inmóviles y sobre ellos se desplaza la atmósfera con la velocidad necesaria y el tiempo que se desee. El resultado es idéntico al del cuerpo que se desplaza en la atmósfera, pero sin perturbaciones en las fuerzas ni en el medio. Así se ha comprobado que cuerpos de diferentes formas alteran las fuerzas que actúan sobre ellos al cambiar sus posiciones. Para eludir este inconveniente se emplean cuerpos esféricos, que presentan las misma resistencia en todas sus posiciones.


Suspendiendo una esfera en el interior de un tubo aerodinámico, en el cable que la sostiene se puede medir su peso con un dinamómetro. Su peso es la fuerza que transportaría a la esfera de caer ésta en el espacio.


Si la corriente de aire es ascendente y vertical, el peso de la esfera disminuye a medida que aumenta su velocidad la corriente, pues aumenta la fuerza contraria a su peso. Cuando ambas fuerzas se equilibran, desaparece el peso de la esfera y con mayor velocidad de la corriente la esfera se eleva, pues la fuerza ascendente supera a la descendente, pero si la esfera cae en el espacio arrastrada por su peso, jamás descenderá con velocidad superior a la alcanzada por la corriente ascendente que equilibraba su peso. El equilibrio entre ambas fuerzas determina la velocidad máxima que puede alcanzar la esfera cuando cae en el espacio con su propio peso. El cuerpo que cae no puede vencer una resistencia superior a la fuerza de su peso. El cuerpo que cae no puede vencer una fuerza superior a la fuerza de su peso. Para alcanzar mayor velocidad tendrá que aumentar su peso. Por esta razón, con el equilibrio de sus fuerzas cesa la aceleración en los cuerpos que caen y continuan su trayecto con velocidad uniforme, sin aceleramiento.


La velocidad que alcanza un cuerpo cuando cae en la atmósfera es proporcional a su peso, que es la fuerza capaz de vencer la resistencia del medio y no depende de su aceleración, que varía mientras cae el cuerpo y desaparece al actuar sobre el cuerpo otra fuerza igual y contraria a su peso. En los tubos aerodinámicos se aprecian las intensidades de las fuerzas correspondientes a las diversas velocidades del medio, que son las fuerzas necesarias para que el cuerpo alcance esas velocidades en un medio inmóvil y homogéneo.


El frotamiento del cuerpo con la atmósfera ocasiona pérdidas de energía ; pero estas pérdidas son constantes mientras se desplazan los cuerpos con velocidades uniformes, sin variaciones.


De estas experiencias se deduce :

1. Cuerpos de la misma forma y diferentes pesos caen en el espacio con diferentes velocidades.

2. La aceleración de los cuerpos que caen en el espacio decrece hasta anularse y con espacio suficiente su aceleración se convierte en velocidad uniforme.

3. Mientras desciende el cuerpo con velocidad uniforme, pierde su energía de posición sin que varie su energía dinámica ; desciende perdiendo energía, luego el principio de su conservación no es cierto.



Se podrá argüir que en el vacío se cumplen las leyes de Galileo ; pero en el vacío, la caída de los graves sería un caso excepcional que no podría servir para fundar las leyes generales de la caída de los cuerpos. Galileo no conoció el vacío y de haberlo conocido no se le hubiera ocurrido tamaño disparate. Son sus leyes las que analizamos ahora repitiendo sus experiencias con medios mas perfectos.
(continua)



La resistencia que opone un medio homogéneo al paso de un cuerpo es la misma en todas las direcciones. Si se admite que la velocidad de caída de un cuerpo en el espacio es uniformemente acelerada, tendremos que admitir tendremos que admitir la misma tendremos que admitir la misma velocidad cuando un cuerpo es transportado horizontalmente con la misma fuerza. Así ha ocurrido. La fórmula que define una fuerza corresponde a este supuesto imaginario. Cuando cae el cuerpo en el espacio su fórmula es :

F = mg

suponiendo g - la aceleración constante debida a la gravedad, y si el cuerpo es transportado horizontalmente la fórmula es :

F = ma

en la que – a - es una aceleración uniforme y constante. Pero todos sabemos que un avión, cuando alcanza su altura de crucero, con una fuerza constante desaparece su aceleración en pocos segundos y continua su trayecto durante horas con velocidad uniforme, sin alterar su velocidad. De ser constante y uniforme su aceleración – segun la fórmula de la fuerza – llegarían los aviones a su destino con velocidades fantásticas, venciendo resistencias cada vez mayores y sin variar la fuerza que los empuja.


Para una fuerza - F - y una masa m - la aceleración - a - tiene que ser una cantidad constante según la mencionada fórmula. Pero aun siendo constantes los incrementos de velocidad en los mismos intervalos de tiempo, la aceleración - a - aumenta constantemente su velocidad a medida que transcurre el tiempo y resultará que el término constante - F - tendrá que ser igual a - ma -, siendo - a - una velocidad que varía constantemente. No cabe mayor aberración científica. Es decir, todavía será mayor si nos atenemos a la realidad : cuando desaparece la aceleración, la fuerza - F -, que es un valor positivo, tendrá que ser igual a - m x O -, que es un valor nulo. A tales desatinos nos conducen las fórmulas fundamentales de la dinámica. A ellos nos ha conducido el nefasto principio de la conservación de la energía. Para que sea cierto, los cuerpos tienen que caer en el espacio con velocidad uniformemente acelerada. Si caen con esta aceleración, transportados horizontalmente con una fuerza constante, tiene que ocurrir lo mismo y así resulta que un avión que avanza con una fuerza constante acelerará su velocidad constantemente con la misma fuerza, siendo cada vez mayores las resistencias que encuentra mientras avanza.


La aceleración de los cuerpos a los que desplaza una fuerza es una velocidad transitoria que se produce cuando cuando actúan sobre el cuerpo fuerzas desequilibradas. Para recuperar su equilibrio el cuerpo, altera su velocidad pasando por todas las velocidades intermedias, a las que llamamos aceleración cuando el cuerpo aumenta su velocidad.


La fe en la ciencia conduce a mayores desatinos que la ignorancia. Anula el discernimiento incluso en las personas dedicadas a la enseñanza. Ven la realidad a través de sus prejuicios científicos.


De haber conocido Galileo las actuales experiencias hubiese sido el primero en rectificar sus leyes sobre la caída de los cuerpos ; pues esto mismo dijo a sus adversarios cuando defendían los errores de Aristóteles amparados en su sabiduría. Sabios como Aristóteles y Galileo no necesitan nuestra defensa ; su gloria está por encima de nuestras apreciaciones. Pero no podemos escudarnos bajo su sabiduría para ocultar las contradicciones científicas que nuevas experiencias ponen en evidencia. Esto sería cultivar la ignorancia para defender la ciencia.


+++  +++  +++


(Segundo intento de inserción)
Comentario realizado por mi el 18.2.15 en el blog :
realizado por
Andrea Ruiz-Capillas, Irene Cerrillo y Sara Haers

" Os recomiendo ir a "Fanatismo científico en la Física elemental"
http://retoalaciencia.blogspot.com.es/2015_01_01_archive.html
donde se dice que las observaciones de Galileo son falsas, y como consecuencia de ello el autor llega a otras conclusiones que demuestra, mediante hechos físicos y artilugio patentado y construido por él, la razón que le asiste.

Si no acudís, o no queréis contestar, ello será una prueba mas de la razón que asiste al autor.

Os sugiero que caminéis con argumentos propios en vez de repetir hasta el infinito lo que habéis memorizado para poder obtener el título de licenciadas en Ciencias Físicas. "

Lo mismo digo al resto de licenciados, doctores y catedráticos de Física

+++  +++  +++


- 7 -
LA CAÍDA DE LOS GRAVES
(20.2.15)


Según Galileo, los graves no pueden elevarse por sí mismos y, en consecuencia, es imposible el movimiento perpetuo. ¿ Pero que entendía Galileo por graves ? ¿Acaso los cuerpos que dejó caer desde lo alto de la torre de Pisa ?. Si en lugar de elevarlos para dejarlos caer los hubiera sumergido en un depósito con mercurio, esos mismos cuerpos se hubieran elevado por sí mismos, como cayeron. Al aumentar su energía de posición elevándose por sí mismos los cuerpos, hubiera observado Galileo que también aumentaban su energía dinámica, acelerando su ascensión ; pero la necesidad imperiosa de Galileo de mantener su fe en el principio de la conservación de la energía, le obligó a prescindir de esos resultados contrarios a dicho principio, aferrándose exclusivamente a la velocidad uniforme acelerada que creyó observar en la caída de los graves, aun no siendo cierta esa velocidad de caída.


Galileo vio caer los graves a través de sus prejuicios; 
le faltó un anteojo especial para verlos caer sin prejuicios.


Las diferentes velocidades de los cuerpos que dejó caer Galileo no fueron perceptibles a sus sentidos, debido a la poca densidad de la atmósfera, comparada con la densidad de los cuerpos de sus experiencias ; pero una esfera de aluminio, conteniendo en su interior gas helio, se eleva por sí misma en la atmósfera, y con menor cantidad de gas se mantendrá inmóvil ; aumentando su densidad a medida que se disminuye el gas que contiene acrecentará sus velocidades de descenso hasta igualar aparentemente la velocidad de caída que observó Galileo en otros cuerpos pesados. Desde el momento en que empieza a caer, la esfera es un grave en descenso, y la resistencia que opone el medio a su descenso es siempre la misma para cada velocidad. Si las aceleraciones no son siempre las mismas con la misma esfera, es debido a que aumenta la resistencia del medio al aumentar la esfera su velocidad.


En cuanto a la imposibilidad del movimiento perpetuo, todos sabemos que la energía solar transforma el agua en vapor, que se eleva por sus propios medios para caer de nuevo sobre la tierra al enfriarse en las alturas. Este ejemplo – sin posible mixtificación – demuestra con toda evidencia que existe el movimiento perpetuo en la Naturaleza. Se podrá alegar que lo produce la energía solar, pero nada indica que esta energía no se produzca. En todo caso, nosotros la recibimos constantemente, y ello nos debe convencer de que la cantidad de nuestra energía es variable y existe en la naturaleza el movimiento perpetuo.


OOO


- 8 -
COMO CAEN LOS GRAVES
(26.2.15)

Aristóteles observó :

"Si el medio que atraviesa un cuerpo es el aire o el agua, siendo mas sutil el aire que el agua, el cuerpo avanzará mas rápidamente en el aire que en el agua."

Efectívamente, al aumentar la densidad del medio, disminuyen la velocidad de los cuerpos que lo atraviesan por sus propios medios, acentuándose la diferencia entre sus velocidades. Así tenemos que dos esferas iguales, una de madera y la otra de hierro, caen en la atmósfera casi con la misma velocidad ; cayendo en el agua, la de hierro desciende rápidamente, con toda evidencia, que la madera, pero con menor velocidad que al caer en el aire. La esfera de madera es muy probable que no descienda en el agua.

La densidad del agua es cerca de mil veces mayor que la del aire, y los cuerpos mas densos que el agua, caen en el aire con tanta velocidad que resulta difícil apreciar sus diferencias ; pero si caen en el vacío, sus velocidades son tan elevadas que se ha podido afirmar que todos los cuerpos caen en el vacío con la misma velocidad. Las diferencias aparentes que se observan en otros medios se atribuyen a resistencias circunstanciales ajenas a las leyes establecidas por Galileo. Pero en el vacío si fuese posible colocar un cuerpo de su misma densidad, no caería, y caerían mas deprisa los mas densos.


La esfera de hierro y la de madera, siendo de la misma forma y volumen, encontrarán la misma resistencia en los medios que atraviesen, siempre que lleven las mismas velocidades ; si la esfera de hierro desciende con mayor velocidad que la de madera, ello es debido a que la fuerza que la transporta – en este caso su peso – es de mayor intensidad que la fuerza que transporta la esfera de madera.


No es la resistencia del medio lo que impide que todos sus cuerpos caigan con la misma velocidad acelerada ; son sus diferencias de densidades y las densidades de los medios que atraviesan la causa de sus variaciones aparentes.


Además, la gravedad atrae a los cuerpos con velocidades inversamente proporcionales a sus pesos – segun Newton -, y siendo – m - el peso de la Tierra, - v - su velocidad y – - el peso del cuerpo que cae , su velocidad - v´ - será :

v´= mv/m´ ;
pues mv es igual a m´v´

A cada valor de – - corresponde otro valor de – -, luego la velocidad de caída de los cuerpos de diferentes pesos no es la misma.



OOO